Renunciar a una herencia en Madrid. ¿Cuándo es recomendable hacerlo?

Renunciar a una herencia en Madrid

Recibir una herencia no significa necesariamente una buena noticia. El heredero tiene que pensar muy detenidamente las consecuencias de aceptar, ya que no sólo va a recibir un patrimonio, sino que también se hará cargo de las cargas que el fallecido hubiera tenido en vida. Teniendo en cuenta las circunstancias actuales de crisis económica, el renunciar a una herencia por deudas se está volviendo algo muy común, sobre todo si estamos ante patrimonio inmobiliario. En esta breve nota verá las consecuencias de renunciar a una herencia en Madrid, lugar donde ejerzo como abogado de herencias.

Particularidades del Derecho Catalán de sucesiones

Todo el territorio catalán cuenta con una legislación civil propia que se aplica con prioridad al Derecho común del Código Civil. En el caso del Derecho de sucesiones el libro IV lo regula de forma muy completa de los artículos 411 a 465. Aunque mantiene muchos principios en común con la legislación del Estado, presenta una serie de peculiaridades a tener en cuenta si se abre una herencia en Cataluña, haya o no testamento por medio.

El más llamativo, a los efectos de en qué condiciones quedan los familiares más allegados del fallecido, es que en el Código Civil Catalán éstos sólo tendrán asegurada una cuarta parte, siendo el resto de libre disposición por parte del causante en caso de que decida hacer testamento. En este sentido, también destaca que no se reconoce ningún derecho, salvo disposición testamentaria al efecto, al cónyuge viudo, salvo supuestos de pobreza extrema. Por lo tanto, podemos decir que un particular con vecindad civil en Cataluña tiene una mayor libertad de disponer sobre su patrimonio mortis causa que otro en la Comunidad de Madrid, por ejemplo.

Fuera ya de lo que es la legislación civil también hay que tener en cuenta el Derecho tributario. La Comunidad Autónoma Catalana tiene un tributo sobre sucesiones y donaciones diferente al de otras zonas de España, y también más gravoso, a pesar de la posibilidad de aplicar deducciones y bonificaciones por edad, minusvalías, vivienda habitual, etc.…

Es muy importante también que el heredero sepa que, independientemente de dónde viva, se le aplicará la norma tributaria del lugar de residencia habitual del causante en el momento de su muerte. Así, un residente en Madrid, Comunidad donde la tributación es muy leve, tendrá que pagar un impuesto de sucesiones muy elevado si hereda de un familiar cuya última residencia fuera.

Renunciar a una herencia en Madrid

¿Cómo aceptar o renunciar una herencia?

Tanto en el Derecho Común como en el catalán, la herencia hay que aceptarla o repudiarla. Los principios básicos son prácticamente los mismos, aunque con ciertas particularidades en los artículos 461 y ss. del Libro de Sucesiones. De hecho, como le mostraré, la normativa de aceptación o renuncia de la herencia es mucho más sencilla en el caso de Cataluña.

En lo que respecta a la aceptación, ésta puede ser pura o simple o a beneficio de inventario. Lo primero significa que los patrimonios del difunto y del heredero se confunden y que éste responderá con su propio patrimonio de las deudas de aquél. El beneficio de inventario, por otro lado, consiste en que la responsabilidad quedará limitada a los bienes que se recibieran por la herencia. Por ejemplo, si recibo una casa hipotecada y no puedo seguir pagándola, me ejecutarán la casa, pero no podrán seguir yendo contra mi propio patrimonio. En el caso de que existan dudas sobre cargas en el patrimonio y si va a poder hacerse frente a las mismas, esta opción es muy aconsejable.

A pesar de esta opción, que en el Derecho catalán puede llevarse a cabo sin necesidad de acudir a un juzgado, otras veces habrá que renunciar a una herencia por el coste no sólo de las deudas, sino del pago de la cuota tributaria. Sólo hay que imaginar una herencia con patrimonio inmobiliario y deudas, que nos exija dedicarle mucho tiempo a vender (o malvender) patrimonio para saldarlas, en el caso de haberla aceptado a beneficio de inventario.

En lo concerniente al plazo para renunciar a una herencia o aceptarla, el artículo 461.2 dice que no podrá ser parcial, ni estar sometida a plazo o condición. Sin embargo, más adelante establece un plazo de caducidad de 30 años para que el heredero la acepte. En caso de no ejercitarlo en ese tiempo el derecho pasará directamente a sus sucesores naturales.

En cuanto al modo, la aceptación podrá ser expresa o tácita, mediante la realización de actos que supongan, por ejemplo, el ejercicio de un derecho de dominio sobre la misma. Por otro lado, renunciar a una herencia sin testamento o con acto de última voluntad sólo podrá hacerse de una forma clara, total y expresa, debiendo constar en documento público. En el caso de renuncia se acrecerá al resto de herederos que hubieran aceptado la herencia, salvo disposición testamentaria expresa que determine cómo ha de hacerse la sustitución.

Renunciar a una herencia en Madrid, caso de Carles P. I.

Un ejemplo de como renunciar a una herencia en Madrid

Ha visto básicamente que un llamado a una herencia tiene tres opciones: aceptar, repudiar, o el camino intermedio, aceptar a beneficio de inventario. A continuación verá un ejemplo concreto que se planteó a una persona al renunciar a una herencia y lo que ocurrió finalmente.

Carles P. I., de 42 años, heredó de su tío como legatario un inmueble de 190.000€ con una hipoteca de la que restaban por pagar 80.000€. Además, recibió una cuenta corriente con 50.000€. Por otro lado, Carles había prestado a su tío, a título personal para un negocio particular de su hija, la suma de 30.000€. Mediante este legado, Don Antonio I. F. pretendía compensar a su sobrino por el esfuerzo económico.

En este caso la opción más razonable es la de la aceptación a beneficio de inventario ya que, a pesar de que Carles P. I. tuvo que liquidar el impuesto de sucesiones y había una hipoteca, disponía de líquido para saldar su deuda, siendo además una persona solvente para hacer frente a lo que restaba de hipoteca. Esto es así al permitir el beneficio de inventario la no confusión de patrimonios a efectos de deudas, pero manteniendo el heredero las deudas que tuviera contra el causante.

En consecuencia, el cliente se benefició de mi asesoramiento, que recomendó aceptar la herencia a beneficio de inventario por dos motivos básicamente: en primer lugar, porque el bien de más valor que recibió (el inmueble) no tenía una carga excesivamente onerosa; en segundo lugar, porque con los bienes recibidos tenía una expectativa razonable de recuperar el dinero prestado, no quedando extinguida la deuda por confusión de patrimon.

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande

Tras licenciarse en Derecho se especializó en Derecho Civil y Sucesorio. Ostenta en su haber un extenso currículum en formación complementaria por las que ha obtenido varias diplomaturas oficiales. Hablamos de un excelente experto en trámites notariales y asesoramiento integral de testamentos y herencias.
Manuel Castaño Grande

(Con casos de clientes en Madrid de: Torrejón de Ardoz, Pozuelo de Alarcón, Getafe, Fuenlabrada, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.