Disputa familiar por una herencia otorgada en testamento ológrafo en Madrid

Testamento ológrafo en Madrid

Manuel Castaño-Testamento ológrafo en MadridA menudo, el fallecimiento de una persona, puerta que cierra una vida, supone abrir una puerta a los conflictos. Incluso en los casos en los que parece que hasta la fecha los familiares con derecho a la herencia se habían comportado respetuosamente. Así ocurrió cuando una herencia otorgada en un testamento ológrafo en Madrid derivó en una agria disputa familiar.

De las diferentes formas que la Legislación Española y de las Comunidades Autónomas admiten el fenómeno de la adquisición legal de la propiedad, destaca por encima de todas, sin perjuicio del contrato de compraventa, la sucesión por causa de muerte. Cuestión distinta es si el fenómeno transmisor se produce por vía del testamento o sin él.

En efecto, las consecuencias son muy diferentes. Casi todos los abogados especialistas en derecho de sucesiones recomiendan en lo posible el otorgamiento de un testamento, porque no es caro, despeja el camino de forma notable y queda clara la voluntad del testador. La clave de bóveda de un testamento es que deja ordenado el patrimonio del difunto para después de su fallecimiento.

Altamente recomendable

Ocurre que muchas veces los desencuentros familiares se magnifican una vez ocurrido el óbito, y es altamente recomendable (y por qué no decirlo, práctico) dejar otorgado testamento. Tampoco es infrecuente que el testador propietario de los bienes y derechos deje como albacea a un abogado de herencias, el cual se encargará de asignar de forma imparcial el caudal hereditario.

Es obvio que para llegar a la fase de la aceptación de la herencia, que es cuando el heredero asume legítimamente lo que le pudiera corresponder, tanto deudas como bienes y derechos libres de ellas, debe haber prístinamente una herencia y derecho a ella.

Testamento ológrafo en Madrid

La herencia y el fenómeno sucesorio a nivel civil y de la propiedad están ampliamente regulados en todos los cuerpos legales españoles y autonómicos. Tan extensamente está determinado que incluso las leyes establecen los mecanismos por los que los herederos tienen el derecho de heredar, aunque incluso el propio testador los haya olvidado en el testamento, no sea válido o incluso no haya otorgado la carta post mortem.

Como abogado especializado en testamentos recomiendo que se hagan estos documentos vitales por el valor genérico que engloba en términos jurídicos, y especial a la hora de la asignación de los bienes y derechos, o las deudas incluso, para sus herederos.

Archivo y custodia

También, dentro de las posibles formas de otorgamiento del testamento, se recomienda vivamente el modelo abierto. Este acto, que en todos los casos es personalísimo (de no ser así, es considerado ineficaz e inaplicable), consiste en hacer la declaración de los bienes y su reparto directamente y en persona ante un Notario. Éste lo archivará y custodiará hasta que se abra la sucesión de la persona que testa, y saldrá a la luz una vez sea reclamado.

Sin embargo, en muchas localidades de España, y por cuestiones familiares o tradición, hay personas que otorgan testamento en el modelo ológrafo.

El testamento ológrafo es, por sus requisitos y efectos en el campo del derecho de sucesiones con testamento, uno de los menos recomendables, por cuanto es más caro, más proceloso de resolver y puede causar más molestias y problemas internos en la familia del causante.

El testamento ológrafo en España es heredero de una forma de otorgar testamento muy antigua, y podría decirse que en claro retroceso, que hunde sus raíces en las épocas en las que la informatización de los protocolos notariales y las nuevas tecnologías estaban muy lejos de ser populares como en la actualidad. Según la definición del testamento ológrafo más extendida, se trata del testamento escrito de puño y letra, esto es, autógrafo, firmado con la fecha del día, el mes y el año en que fue otorgado por el testador.

En efecto, de las decenas de artículos que el derecho sucesorio dedica profusamente al fenómeno en sí, en el Código Civil español se despacha el testamento ológrafo con seis artículos; y en el derecho catalán, con tres. Si una persona fallece otorgando testamento ológrafo, donde es de aplicación la ley sucesoria catalana, tendrá que aplicarse lo establecido en el Código Civil Catalán en materia de sucesiones, a través de la Ley 10/2008.

Testamento ológrafo en Madrid, caso de Sandra D. P.

Vivienda y títulos-valores

El testamento ológrafo fue el utilizado en el año 2013 por una vecina. En él, Sandra D. P., viuda, declaraba sus bienes y el reparto de los mismos. El caudal relicto estaba destinado, en teoría, a distribuirse por parte iguales a sus dos herederas. Consistía en una vivienda en la que la difunta residía y un patrimonio en títulos-acciones y dinero en efectivo, al margen del ajuar doméstico. En total, valorado en casi 730.000€.

El hecho mismo de otorgar un testamento ológrafo, aun con el bienintencionado acto de la fallecida, entraña varios riesgos. Y puede generar disputas que no hacen más que alimentar viejas rencillas familiares. Es compleja y cara su tramitación, y puede dar lugar a frecuentes impugnaciones.

Una vez la difunta reposó en camposanto, las dos hermanas herederas se presentaron de nuevo en la casa para saber si efectivamente la madre había dejado testamento de puño y letra, tal y como había sido siempre su deseo y tal y como había comunicado en varias ocasiones a las dos hijas herederas.

El testamento de la difunta presentaba un aspecto formalmente correcto, si bien ya por fuera y en las cuartillas usadas en la redacción aparecían tachones y borrones, también entre los renglones, corrigiendo párrafos. Disponía porciones desiguales, en términos dinerarios y del inmueble. La vivienda era adjudicada a una de las herederas. La otra no lo aceptó al considerar que quedaba relegada.

Tachones y borrones

Esta heredera alegaba que el testamento ológrafo había sido redactado por su madre fallecida en condiciones dudosas de capacidad (lo que, en teoría, invalida el testamento en sí) y que los tachones y manchones en el texto eran obra inducida de su hermana, que había dirigido el puño de su madre hacía la adjudicación de la vivienda.

La hermana que había sido adjudicataria de la vivienda y, como contrapartida, nada más, ni en dinero ni en títulos-acciones, acudió a mi despacho. Le recomendé, como marca la ley, iniciar el proceso de adveración ante el Juez de Primera Instancia. Esto representa que es el órgano judicial el que debe tomar todas las cautelas para validar o no el testamento.

Solicitado el proceso de adveración, el órgano judicial requirió la presencia de tres testigos de la familia para certificar que la escritura del testamento era de puño y letra de la difunta. Solicitó el órgano jurisdiccional un perito calígrafo para determinar si los borrones y tachaduras habían sido producidos por la testadora y validados con su firma, o por persona distinta.

Una vez resuelto el problema, el Juzgado lo evacuó como es preceptivo al Notario para su protocolización y archivo en la Notaría, de la que las herederas pudieron tomar copia para lo que obrasen según lo que tuviesen por conveniente.

Testamento ológrafo en Madrid, caso de Sandra D. P.

 

Validez

La decisión del juez, que es impugnable con recurso ordinario, determinaba la entera validez del testamento ológrafo. Los tachones habían sido salvados con la firma de la causante. Ésta realizó, además, la cautela de escribir y acreditar que en el momento de la redacción estaba en pleno uso de sus facultades mentales, dejándolo a salvo, precisamente, por si luego, una vez escrito, ya no estuviera en esas mismas condiciones.

El juez determinó inicialmente, sin perjuicio por supuesto de la opción de impugnación del testamento, que el texto realizaba un correcto reparto de los bienes de la difunta. Había determinado el testamento de puño y letra que una de las herederas tuviese derecho a la legítima estricta, mientras que la otra, además de esta parte, añadiese las porciones de mejora y de libre disposición.

Así, mientras una se quedaba con los títulos-valores y el dinero en efectivo, que obviamente deben declarar en el Impuesto sobre Sucesiones, la heredera que acudió a nuestro despacho, acabó por obtener la vivienda en propiedad, valorada en 540.000€. La otra hermana tuvo una porción superior en cerca de 15.000€ respecto de lo que le correspondía por la legítima.

Aceptado así el reparto, a mayores, la heredera no favorecida por el inmueble tuvo que pagar el exceso en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en tanto la heredera que acudió a nuestro despacho se adjudicó la vivienda y autoliquidó únicamente el Impuesto de Sucesiones.

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande

Tras licenciarse en Derecho se especializó en Derecho Civil y Sucesorio. Ostenta en su haber un extenso currículum en formación complementaria por las que ha obtenido varias diplomaturas oficiales. Hablamos de un excelente experto en trámites notariales y asesoramiento integral de testamentos y herencias.
Manuel Castaño Grande

(Dando servicio a poblaciones en Madrid como: Torrejón de Ardoz, Pozuelo de Alarcón, Getafe, Fuenlabrada, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.